Detalle

Las exhumaciones de fosas en Benissa y Monòver localizarán a 31 víctimas de la represión franquista

31/01/2020
Las exhumaciones de fosas en Benissa y Monòver localizarán a 31 víctimas de la represión franquista

- La Conselleria de Calidad Democrática firma el contrato para que empiecen los trabajos en las dos poblaciones alicantinas
- Rosa Pérez Garijo muestra su satisfacción por el hecho de que "por primera vez en la Historia" la Generalitat promueva "de manera directa" la exhumación de víctimas del franquismo



La Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática ha firmado con la empresa arqueológica Drakar el contrato para exhumar los cuerpos de 31 personas que se encuentran en las fosas comunes que hay en las localidades de Benissa y Monòver.

Se prevé que la empresa adjudicataria de los trabajos pueda empezar cuanto antes con las tareas de exhumación de 5 víctimas del franquismo en Benissa y otras 26 en Monòver. El coste de los trabajos arqueológicos está cifrado en cerca de 21.000 euros, impuestos incluidos.

La consellera, Rosa Pérez Garijo, ha manifestado su satisfacción por el inicio inminente de esta actuación, en la cual "por primera vez en la historia la Generalitat Valenciana va a proceder a hacer de manera directa exhumaciones de las fosas de la vergüenza".

Brigadistas y represaliados

Los cuerpos de las 5 personas que serán exhumadas en Benissa corresponden a cinco brigadistas internacionales que murieron en el hospital de guerra instalado en su momento en la localidad.

El año 2001 ya se realizó una primera exhumación de cinco cuerpos en el mismo lugar y se les dio un enterramiento digno en el cementerio nuevo, dentro de un hipogeo en el que se depositaron los restos y se colocó una placa conmemorativa con sus nombres. Más tarde, en 2012, nuevos estudios revelaron que todavía había cinco personas más donde estaba ubicado el viejo cementerio, motivo por el cual se añadió una nueva placa con los nombres de las personas que ahora serán extraídas y los restos de las cuales serán trasladadas al mismo monumento.

En el caso de las 26 víctimas de Monòver, se trata de personas represaliadas procedentes de la plaza de toros del municipio, que entonces fue utilizado como campo de concentración.

Archivos relacionados